La protección al Consumidor de Tarjetas de Crédito: ¿Son suficientes los deberes de información?

Por Víctor Andrade

Las tarjetas de crédito son productos de naturaleza compleja, o mejor dicho, tan compleja como los emisores quieran que éstas sean. Comisiones anuales fraccionables o de cargo recurrente, cargos por evento, costos por atraso, comisiones de prepago, cupos segmentados, programas de fidelización, promociones exclusivas, avances en efectivo y créditos refundidos en caso de pago mínimo; todos elementos que, si bien están presentes en la operatoria diaria de una tarjeta de crédito, difícilmente pueden ser considerados de forma holística al momento de contratar o usar una determinada tarjeta.

El “Sernac Financiero” supone la respuesta normativa e institucional a los efectos nocivos de la masificación de los productos financieros, en donde la técnica mayormente utilizada a la hora de proteger al consumidor es el uso de los deberes de información.

En el presente trabajo se revisa críticamente dicha opción respecto de su suficiencia como mecanismo para una adecuada protección al consumidor financiero, concluyéndose que su implementación debe ser mejorada al alero de los hallazgos de la economía conductual. Del mismo modo, sopesando el dogmatismo inherente a las teorías económico-legales, se aprecia la necesidad de ampliar el espectro regulatorio actual, a fin de considerar la adopción de medidas más fuertes como los mandatos de contenido mínimo y las prohibiciones legales.

Descargue el artículo completo: AQUÍ

¿Busca más noticias? Suscríbase a nuestros boletines y conviértase en miembro de CPI para mantenerse al tanto de lo último en el mundo de la competencia económica.

RECOMMENDED FOR YOU
 


More Articles